Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
KIMATICA
El mundo te está diciendo lo que está mal en ti y cómo puedes transformarlo. "Documental elaborado por el joven Ben Stewart, y que es la segunda parte del Esoteric Agenda.
Sobre mí
FOTO

Cristian Diaz

Unos de mis hobbies es la lectura del Tarot Psiquico aquiarian, y a la vez especilizarme cada dia mas en psiquica y energia

» Ver perfil

Tópicos
» Creación (1)
» El Ser (2)
» Logos (0)
» Mitos (1)
» Presentación (1)
» Psiquis (1)
» Símbolos (1)
» Síntomas (1)
» Videos (1)
Enlaces
» Debates en Facebook
Secciones
» Inicio
Nube de tags  [?]
« Blog
 
09 de Julio, 2009 · Psiquis

Kimatika - Psiquis

Carl Jung descubrió que hay una mente colectiva que conecta a todos los humanos.

Esto quiere decir que toda la humanidad comparte una parte de su mente con los demás.

Esto se hace evidente en todo el mundo a través de las mitologías y símbolos comunes, con el estudio de los campos semánticas y la ciencia de la kinesiología.

Esta colectividad es un ejemplo macro de la mente inconsciente del cuerpo humano, en el cual millones de millones de células comparten una señal en común. 

El parásito, llamado "el falso ser" o el "ego" requiere un flujo continuo de energía psíquica para sobrevivir.

Los alimentos, los combustibles y cualquier otra forma de sostenimiento es energía.

La consciencia humana es un campo electromagnético de energía.


Cuando el potencia de energía es utilizado es transformado en energía cinética, la cual es usada para perpetuar el falso ser. 

Este escenario ocurre incluso con los más pequeños organismo parasitarios, hasta los organismos pluricelulares o colectivos como la "humanidad".

Un parásito crea sustancias químicas que causan que el anfitrión necesite las sustancias que el parásito necesita para sobrevivir.

Mientras el anfitrión no lo sepa, seguirá alimentando al parásito sin alimentarse bien.

De una manera similar, Wilhelm Reich declaró que sociedades enteras sufren psicosis causadas por el hecho de no alimentar nuestros impulsos orgánico-biológicos. 

Él dice que la represión sexual apoyada desde el poder de la iglesia se ha internado muy profundamente en las masas explotadas, las cuales producen una ansiedad sexual y experimentan culpa.

Esto crea timidez hacia la autoridad y ata los hijos a sus padres.

Esto crea en ellos un servilismo y una sumisión a la autoridad estatal y a la explosión capitalista.

Esto paraliza las capacidades intelectuales y criticas de las oprimidas masas porque consume gran parte de su energía biológica.

Y finalmente, paraliza el desarrollo integral de las fuerzas creativas haciendo imposible el objetivo de todas las aspiraciones de libertad humana. De esta manera, el prevaleciente sistema económico (en el cual pocos individuos pueden fácilmente gobernar sobre las masas) se internalizar en la psique de los mismos oprimidos.

Lo que Reich intento demostrar en su fuerte declaración es que en un nivel colectivo la supresión de una función natural sea biológica, espiritual o emocional se reproduce en una reacción que podríamos llamar “enfermedad psíquica”.

Esta enfermedad o patología se refleja en las masas a través del inconsciente colectivo actúa como una epidemia. 

La humanidad padece su propia incapacidad de buscar su verdadera libertad.

Esto significa que los individuos y las masa no tienen la habilidad para gobernarse a si mismo en el mundo psíquico, entonces esto se manifiesta en el macrocosmos por medio del gobierno y poderes religiosos organizados. 

Entonces cedemos nuestra soberanía nacional e individual a cualquier persona y cualquier cosa.

Bienvenidos a las infames leyes del mundo terrestre, los patriarcas de la civilización.. las dictaduras sociales, económicas políticas y espirituales…

  

  

La tirana psíquica.

Esta simple enfermedad de nuestra psique, esta falta de responsabilidad y negligencia con nuestras libertades más básicas ha despejado el camino para cada tirano que haya gobernado en la faz de este planeta.

La humanidad queda atrapada en un ciclo de miedo, apatía y odio.

Estos instintos humanos se manifiestan en sistemas políticos y burocracias que muy a menudo limita los derechos humanos más básicos como la búsqueda de la felicidad.

Una sociedad que tiene como fundaciones el miedo, la apatía y el odio, se organiza en un sistema que fundamentalmente afecta la felicidad de todos los individuos.

Esta sociedad reprime el desarrollo individual y mantiene un patrón cíclico de comportamiento de superioridad e inferioridad y una sociedad clasista fundada en ideales engañosos.

-Mark Zimmerman

Pero, aunque esos tiranos opresores sean satanizados por las masas ellos no son demasiado diferentes de nosotros.

De hecho, ellos y nosotros formamos una unidad.

En el libro "The Prophet" de Kahlil Gibran él poéticamente declara: 

"digo que, mientras lo sagrado y lo bondadoso no se levanten más allá de lo más alto que haya dentro de cada uno, entonces lo malvado y lo débil no podrán bajar más que lo más bajo que hay en cada uno de nosotros también."


Cada uno de nosotros tiene la capacidad de cometer el pecado más horrendo, o mostrar la compasión más hermosa por cada uno de nuestros compañeros humanos.

Esta es la definición de una enfermedad dentro de la psique y el alma del hombre.

"Porque no luchamos contra carne y huesos sino en contra de principados, contra poderes, contra los reyes del mal de este mundo, contra la maldad espiritual de lugares muy alto".

Piensa en cualquier posición de poder que crees está por encima de tuyo… 

La realeza, los lideres de los gobiernos, las naciones unidades, las organizaciones bancarias, los monopolios corporativos y los monstruos mediáticos.

Todos ellos son facetas de nuestro falso ego. 

Ellos son una reflexión física de nuestra propia enfermedad.

Ellos necesitan nuestra participación consciente nuestra energía consciente para sobrevivir.

Sin nuestra cooperación, sin un abastecimiento psíquico de complicidad ellos simplemente mueren por inanición.  

Su verdadero poder depende de nuestro deseo de ser gobernados.

Un síntoma típico de la enfermedad de la humanidad de hoy la continúa negación de nuestra enfermedad.


 

Represión

Consistentemente reprimimos esas cualidades que elegimos no aceptar de nosotros mismos.

Por esa razón es tan difícil distinguir entre la falsedad de nuestro ego y sus múltiples manifestaciones y lo que realmente somos.

Una nación puede sobrevivir a sus idiotas, e incluso a sus ambiciosos pero no puede sobrevivir a la traición desde adentro.

-Marcus Tullius Cicero


Esta es la mismísima naturaleza de nuestro falso ser, el ego, el actúa como una cortina de humo para distraernos de la libertad que realmente poseemos.

Para que este parasito psíquico pueda sobrevivir, el simplemente nos provee con una sustancia que hace que seamos dependiente de el.


En este caso, la sustancia es nuestra energía consciente, y para que podamos alimentar a este parasito, la sustancia psíquica del miedo hace que la humanidad pida ser protegida y defendida.


Dr. Bruce Lipton

Las funciones de supervivencia de un organismo pueden ser clasificadas en dos básicas:  

Tiene que ser capaz de crecer, mantenerse y tomar control de su biología, pero también tiene que ser capaz de auto-defenderse.

De manera que, si está en crecimiento pero no puede protegerse, simplemente se es comida para otro organismo más fuerte.

Entonces, la supervivencia y la protección, a través de la historia de la civilización y la evolución humana reconocemos que nuestra naturaleza es permanecer en crecimiento y nuestro sistema de protección supuestamente sólo debe ser usado cuando necesitamos ayuda en un momento en el que estamos siendo amenazados.

No se puede estar defendiéndose y creciendo al mismo tiempo. Entonces, cuando vemos que necesitaos protección las hormonas del estrés en el cuerpo disminuyen el flujo de sangre en nuestras vísceras la cual es la parte del cuerpo que controla el crecimiento.

La cuestión es que si se toma la sangre de las vísceras, y se lleva hacia los brazos, entonces no hay sangre en ellas, eso significa que no habrá crecimiento, pero que está listo para luchar.


Y cuando la lucha termina la sangre retorna a las vísceras para crecer de nuevo.

Pero en el mundo actual hay miedo las 24hrs, los 7 días de la semana, tenemos una continua fuga de la hormona del estrés en el cuerpo.


Simplemente está abierta todo el tiempo, estamos listos o para correr o para pelear en cualquier momento, estamos en guardia porque tenemos miedo.

Pero el problema es ¿Cuál es el precio que pagamos en cuanto a gasto de energías?

Estamos gastando casi toda nuestra energía en protegernos.

No se puede sobrevivir si se esta en modo de protección todo el tiempo.

Y si el parasito puede controlar la naturaleza del miedo, entonces puede crear el tipo de miedo del cual solo él puede protegernos.

Una manifestación física reciente de esto viene de Zbigniew Brzezinsky, un antiguo secretario de estado, quien también apoyó la campaña del presidente Barack Obama.

En su libro "El Gran tablero de Ajedrez", Declara que: Mientras Estados Unidos se convierte cada vez más en una sociedad multicultural puede ser cada vez más difícil crear un consenso en cuanto a asuntos de política exterior, excepto en la circunstancia de una verdaderamente masiva y ampliamente percibida amenaza directa externa. 

Incluso el Reichfuhrer del partido Nazi. Hernann Goring se sumó a este juego de la oferta y la demanda perfectamente cuando dijo: "los pueblos pueden siempre ser sometidos a la voluntad de sus lideres, eso es fácil. Todo lo que hay que hacer es decirles que están siendo atacados y denunciar a los pacifistas por su falta de patriotismo y de exponer el país al peligro. Funciona igual sin importar el país." 


Esto también se aplica a cada psique individual.

Solo hay que recordar que el falso ser (ego) tiene un solo deseo: él quiere convertirse en un ser más grandioso y poderoso que el verdadero ser.

Esta enfermedad hace que creamos que estamos separados de la naturaleza. Por esta razón vemos un aumento en la dependencia de la tecnología.

Por esa razón vemos tan poca responsabilidad con el medio ambiente.

Por eso es que experimentamos tanto intolerancia, racismo, sexismo y todas las demás formas de discriminación posibles, las cuales llevan al crimen, violencia, las guerras y, eventualmente la destrucción total del organismo. 

Este estado de miedo sin fin, de confusión y segregación en el que parece sumido nuestro mundo no es más que un síntoma de la raíz del falso ser, o ego, que crea una falsa amenaza.

Si la gente basa su identidad desde una autoridad exterior, la libertad provoca ansiedad.

Entonces quienes la sienten tienen que adoptar el estado de víctima para justificar su violencia en contra de los demás.

Arno Gruen 


Palabras claves ,
publicado por cgdiazp a las 11:00 · 2 Comentarios  ·  Recomendar
 
Comentarios (2) ·  Enviar comentario
Ud. ha dado el eterno diagnostico para la humanidad de ayer ahora y siempre, que quiere vivir en libertad acompañados de sus miedos sean estos individuales y/o colectivos por eso que el señor ego esta siempre en constante crecimiento y la humanidad en un constante consumismo, que bien lo felicito a sus ordenes un ser que colabora con el miedo colectivo jajajaja gracias hasta pronto
publicado por Walker A. Tello V., el 22.11.2010 22:24
Es una clara y bonita explicacion del verdadero demonio de todos los tiempos el falso EGO que nos puede llevar desde el acto mas sublima hasta el mas cruel, es el unico parasito que el ser humano no quiere ni puede curar salvo sus buenas excepciones este humilde servidor los felicita y ojala sus estudios tengan eco en la humanidad ya que el falso EGO es el causante del cancer y nuevas enfermedades que aparecen cada cirto tiempo es la propia creacion del ser humano gracias
publicado por Walker A. Tello V., el 13.12.2010 22:19
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad